Andy Kusnetzoff: “Tengo muy en claro que soy un privilegiado, está durísimo llegar a fin de mes”

Debuta esta noche en Telefe con PH #Podemos hablar. Seis invitados lo acompañaran en cada emisión, en las que intentará encontrar sus puntos en común: “La idea es buscar algo ecléctico, que haya diferencias y puedan hablar y también encontrar las similitudes. No es un programa para buscar rating en la discusión, al contrario. Así que probablemente no dure los cuatro programas”, bromea Andy Kusnetzoff, pero enseguida advierte: “Eso sí, vamos a morir con la nuestra, que está bueno”.Andy vive un gran momento personal: el año pasado fue padre por primera vez junto a Florencia Kourny Suárez. Y el éxito profesional también lo acompaña: lleva quince años al frente de Perros de la calle, en FM Metro. Pese a todo mantiene el bajo perfil, y no es muy amante de las entrevistas. De brindarlas, claro; será que lo suyo es hacerlas. “La radio es un lugar de mucha exposición personal, si a eso le sumás redes sociales, mi cuota para mí ya está. Tiene que ver con eso”, se justifica.—¿Cómo surge esta vuelta a la tele?—Tenía ganas de ver. La tele está cambiando, está mutando, pero yo vengo de ahí. Se dio la oportunidad de estos cuatro especiales y tenía ganas de probar algunas cosas. No sé bien cómo resultará pero me motivaba la propuesta, salir del lugar cómodo de la radio, que siempre está y al que siempre pretendo volver, y ver cómo va.—¿Vas a comenzar la charla con los invitados sin saber cuáles son los puntos en común, o ya los sabrás?—Hay un ejercicio inicial que te va a mostrar un montón de cosas. Y después sí pasamos a una mesa más tradicional en donde vamos a empezar a profundizar en las diferencias, en qué pensamos.—¿Famosos de qué ámbitos vas a tener?—Siempre me gusta la mezcla. En “Argentinos por su nombre” hacía una sección que fue parte de la inspiración para hacer este programa, que era: “Dos argentinos que nunca se juntarían a tomar un café”. Me acuerdo que he hecho a Rafael Bielsa con María Fernanda Callejón, por ejemplo. A María Eugenía Ritó con Aníbal Ibarra, y a Pérsico con Rocío Marengo. Me gusta conocer a las personas en ese ámbito. Creo mucho en que a los políticos o a la gente le podés sacar el casete de alguna manera, además de con una buena charla, viéndola en otro tipo de interacciones. Es lo que vamos a tratar de hacer.—¿Los famosos son muy hinchas?—No todos pero sí, es difícil.—¿De qué ámbitos son los que se ponen más exigentes?—Los políticos, sin duda. Lo entiendo. Es por lo mismo que en los debates uno dice: “Bueno, yo voy ganando no quiero debatir con éste, ¿para qué voy a ir?”. Esas negociaciones.—Los famosos te quieren.—Tuve que llamar a un par, eh.—¿Tuviste que llamar vos?—Sí. Levanté el teléfono, que no lo había hecho mucho pero sí, lo tuve que levantar. Por lo menos para este primer programa, sí.—¿Te sentís querido por tus colegas de la industria?—Yo no creo que la industria como si “somos todos amigos”. Tus amigos son tus amigos. Pero me siento respetado, que no es poco.—¿El rating cuánto te importa?—El rating es fundamental porque sin rating no siguen los programas. Lo que sí no quiero es hacer un programa pensando: “Hago esto porque mide”, porque eso te sale mal. Además nadie tiene la fórmula, de lo contrario todos los programas medirían, y no es así. Entonces, el rating es importante.—¿Tenés definido con cuánto te quedás contento hoy?—Sí, pero no te lo voy a decir. Con que le vaya bien… Vos sabés cuándo le va bien tiene que ver con la franja, estás en Telefe, tenés que rendir, tenés que medir y competir. Es eso, siempre es eso. No es un número ya, es a la competencia.—¿Por qué cuatro especiales?—En principio son cuatro, es lo que hablamos y a mí me gustó, te soy sincero. Es una buena forma para encontrar el programa. Después vemos dónde estamos parados. Pienso en cuatro, si no te volvés loco. Si tengo que pensar un programa de acá a fin de año, de acá a doce, digo: “Huy, no podés tirar todo acá”. Ahora, cuatro programas son cuatro finales que tenemos. Estoy enfocado en eso.—¿La radio es tu lugar en el mundo?—Mi lugar en el mundo es mi casa, pero la radio me gusta mucho. La necesito, me gusta.—Llevan quince años de “Perros de la calle”. ¿En algún momento existió la fantasía de que se convirtiera en este clásico?—No, para nada. No estaba ni que sea, ni que no lo sea: simplemente fue pasando. Y cuando me di cuenta miré para atrás y habían pasado catorce… Fue el año pasado que miré para atrás (risas).—Te convertiste en un gran generador de personajes radiales. Supiste descubrir personas de distintos ámbitos que tal vez uno no se imaginaba en la radio, y sacarles cosas muy buenas.—Es verdad. Me ha pasado. Cayetano por ejemplo es un gran personaje. Harry es un gran personaje también. Y después gente que también sorprende: Gastón Gaudio. (Martín) Lousteau en su momento fue un columnista tremendo, de las mejores columnas que tuve. No estaba en la política ni mucho menos, ahora volvió. A (Eduardo) Sacheri lo convencí de que estaba bueno que venga.—¿Cómo te das cuenta que alguien tiene potencial? ¿Se siente?—Se siente, te juro. No sé, es mi faceta de productor que en eso sí la veo.—¿Se siente mucha responsabilidad con todo el tema social al que le pusieron mucho el cuerpo en el programa?—No lo veo como una responsabilidad, lo veo más personal. Tengo ganas de hacer eso. No sé si es una responsabilidad, no sé si es mi rol en la sociedad hacer eso. Si cada uno aporta algo vamos a estar mejor como sociedad. Cada uno tiene que poner algo, estoy convencido, pero no es algo que nadie me lo exige, tengo ganas de hacerlo.—¿Cuánta gente te pide trabajo por semana?—Lamentablemente hay mucha gente, te das cuenta hablando con los oyentes. Mandan cartas o vienen a la puerta de la radio. Eso es triste pero bueno, esperemos mejorar.—¿Qué te dio a vos la radio en lo personal?—Un lugar para expresarme. Y yo mismo, un lugar donde puedo conocerme y sacar lo mejor de mí.—¿A quién te falta entrevistar?—A un montón de gente, pero no tengo tantos nombres y deseos, ya entrevisté muchos. Lo hice a Messi, lo hice a Maradona, entrevistas internacionales. Hoy estoy buscando historias más que nombres.—¿Qué no te voy a ver haciendo nunca?—Ni poniéndome una ropa que no me sienta cómodo, ni forzando a gente que diga o haga algo sabiendo que son actores generando una cosa ficticia, a mí no me va. La falsa cosa de “Yo sé que está todo guionado y hacemos que yo no sé nada”. Peleas armadas tipo talk show, no. Voy a tratar de hacer el programa más honesto que pueda.—¿Cómo está la paternidad?—Muy bien, me tiene muy contento. Te baja un poco a tierra. Todos lugares comunes que he hablado con otros, me los han contado, y un día llegás a ese lugar.—¿Sos el papá que imaginaste que ibas a ser o te imaginabas distinto?—No, no me imaginaba mucho pero estoy siendo lo que me gusta, estoy bien, me gusta cómo soy como padre. Lo voy descubriendo todos los días, no es algo que esté establecido. Sí, sos papá, pero todos los días va cambiando. Helenita va creciendo y va cambiando tu rol.—¿Cómo es Helena?—Es inquieta, es muy vivaracha, es hermosa.—¿Qué tarea no te va a tocar nunca porque le vas a huir?—Quise huir del cambio de pañal de caca pero no pude, no me dejaron. Se hace, no es fácil, sobre todo por un par de traspiés que pueden haber, pero la vamos llevando.—Yo te cambiaría: “Me quedo con los pañales si vos te levantás de noche”.—Yo de noche me levanto bastante. Lo que pasa es que si por ejemplo quiere teta, es ahí donde no puedo resolver. Pero me levanto bastante de noche.—¿Querés tener más hijos?—Sí, me gustaría.—¿Cómo es trabajar con la pareja?—Bien, hace mucho que trabajo con Flor. La conocí trabajando, ella está muy acostumbrada. A mí me encanta. Fuimos encontrando la manera de hacerlo y ahora como familia me gusta.—Si le pregunto a ella, ¿en qué momento me va a decir que sos insoportable? —En un par. Es una buena pregunta. Cuando estoy por estrenar un programa de televisión es probable que lo diga.—Que te quiera echar de tu casa, directamente.—No, tanto no porque alguien tiene que levantarse a la noche también (risas).—¿Qué te enoja?—La falta de respeto, que me hablen mal. La injusticia enoja. La falta de justicia, no la injusticia así nomás, la falta de justicia concreta. Nuestro sistema democrático está basado en que haya justicia y cuando sentís que eso falla, falla todo.—¿Te interesa la política?—Sí, un montón.—¿Cómo te definís hoy? ¿Cómo te sentís?— Tengo valores. Tengo que ver cuando se acerca una elección quién más o menos siento que me puede llegar a identificar un poco más en base a mis valores. No te puedo decir que soy esto de antemano como te digo soy de Boca.—¿Y te resulta fácil encontrar a alguien que se identifique con esos valores?—Cuesta. Yo creo que hay gente que hace las cosas bien. Por ahí vos encontrás personas y la persona no te representa con todo su espacio. Es difícil, es como quirúrgico a veces.—¿Te parece que nos vamos a amigar los argentinos en general?—Ojalá que sí y este programa va a poner su granito de arena para intentar hacerlo. En un asado dos amigos empezaron a discutir, un K y un anti K, y yo dije: “¿Qué es esto? ¿No pueden intercambiar ideas? Pueden no estar de acuerdo pero esto no está bien”. Voy a tratar, es dificilísimo porque ya sentarlos en la mesa es muy difícil.—¿Perdiste amigos o familiares en cuestiones de política?—No, no voy tan a fondo. Tuve discusiones desagradables, sí, pero no voy tan a fondo como para perder una amistad por algo que pienso distinto. Si no, no podría hacer el programa que hago.—¿Qué temas te preocupan hoy?—Tengo muy en claro que soy un privilegiado, está durísimo llegar a fin de mes, es muy, muy difícil. La falta de trabajo genera además más diferencias sociales, más violencia, la violencia genera más inseguridad. Todos esos temas son duros y sobre todo son reales y le pasan a la mayoría de la gente. No a vos y a mí, pero sí a la mayoría de la gente. Lo tengo muy en claro.Agradecimiento: Paula Balmayor producción de vestuario, Sofia Diez peinado y maquillajeLEA MÁS:Un sueño hecho realidad: Andy Kusnetzoff transmitió “Perros de la calle” desde la Torre EiffelLa historia de Harry, de “Perros de la calle”: pasaron 18 años hasta que pudo reencontrarse con el amor de su vida… ¡al aire!

Fuente

2 comments

  1. Ke bueva la colimba obligatoria y se termina el paco es facil y el menor ke comete delito carrera de milico gendarme naval prwfectura perovke salga rwcivido de su condena y con estudios y se twrmino facillll

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *