Paro de subte: los pasajeros sufren entre la interna gremial y la pelea política

Los más perjudicados, siempre, son los pasajeros. Mientras el conflicto en el subte crece a tres semanas de haber comenzado con paros parciales y rotativos y el aumento de la tarifa sigue frenado, los usuarios padecen una pelea que encierra, al mismo tiempo, una interna gremial y política.Los metrodelegados, el gremio con mayor representatividad entre los trabajadores del subte, perdieron este año, por un fallo de la Corte Suprema, la personería gremial que el gobierno anterior, luego de evitarlo hasta el final del mandato, les otorgó en noviembre de 2015.A punto de pasar a la oposición, al kirchnerismo le pareció que el gremio del subte podía ser un buen aliado en la pelea porteña y lo fortaleció con un reclamo de casi una década. Mirá también Paro de subtes en las líneas A y B y complicaciones para moverseLa lectura del fallo de la Corte que hizo la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro (AGTSyP) fue política. Acusaron al Gobierno de Mauricio Macri de estar detrás, y amenazaron con medidas de fuerza para recuperar un espacio que les costó años conseguir. Paro en la línea B del Subte. Foto: Luciano Thieberger.Al mismo tiempo que dirimen su interna con la Unión Tranviarios Automotor (UTA), que tiene el poder de negociación y firmó un acuerdo paritario del 15% de aumento, los metrodelegados sostienen la pelea política contra el macrismo. Ese enfrentamiento se remonta a varios años atrás. A cuando Mauricio Macri era jefe de Gobierno, y las cabezas de los metrodelegados, Roberto Pianelli y Néstor Segovia, se alinearon con el gremialismo vinculado con el kirchnerismo.Mirá también Se agrava el conflicto en el subte: este miércoles a la mañana paran las líneas A y BEn este escenario, el aumento de la tarifa sumó otro episodio negativo. Con el argumento del aumento de los costos operativos y que el boleto no se ajusta desde octubre de 2016, el Gobierno planteó llevarlo a $ 11 en mayo y a $ 12,50 desde junio. Un día antes del 8 de mayo, fecha fijada para aplicar el incremento, la Justicia lo frenó y le exigió al Gobierno porteño más datos sobre la conformación de la tarifa y los subsidios entregados a la concesionaria Metrovías. Mirá también Subte: la Ciudad apelará el freno al aumento y se iría directo a $12,50Desde Sbase, la empresa estatal porteña que controla el subte, aseguran que el lunes se hizo una presentación con lo exigido por la jueza en lo Contencioso Administrativo Patricia López Vergara. Ahora, depende de los tiempos en los que se expida la magistrada y de su respuesta. Lo concreto es que, de concretarse la suba, cada viaje costará directamente $ 12,50.Mirá también La amenaza de los metrodelegados: “Si el Gobierno nos desconoce, se va a comer el peor paro de su vida”El aumento también es un argumento que usan los metrodelegados. Afirman que no está justificado, y que se produce en un escenario de inflación que abarca también a otro rubros. Impulsados por las sanciones que Sbase comenzó a aplicar sobre los trabajadores que hacen paro y liberan molinetes desde hace tres semanas, los gremialistas sostienen que seguirán con las medidas de fuerza hasta que los reciban y se reabra la discusión paritaria. Mirá también Metrodelegados: la Corte Suprema ratificó la nulidad de la personería gremialPor ahora, no parece haber previsto ningún encuentro, por lo que el conflicto podría agravarse. Desde el Gobierno afirman que el paro de este miércoles en las líneas A y B afecta a miles de usuarios del subte. Sostienen que buscarán que “los metrodelegados entiendan que paralizar el servicio no es el modo ni el lugar para canalizar este reclamo”.Los más perjudicados, siempre, son los pasajeros.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *