La obsesión de EEUU por los pistachos sobrevivirá incluso al nuevo embargo sobre Irán

El amor de Estados Unidos por el pistacho se evitará, en gran medida, de las nuevas sanciones contra Irán, un importante productor mundial de este producto.Si bien el pacto nuclear de 2015 levantó las sanciones contra Irán, los pistachos no llegaron a inundarse en Estados Unidos, como temían los productores. Estados Unidos tienen aranceles elevados para los pistachos iraníes que triplican su costo.”Mientras que muchos dicen que los productos iraníes pueden ahora entrar en Estados Unidos porque se ha levantdo el embargo, en el caso de los pistachos, la tarifa va separada”, dijo Richard Matoian, director ejecutivo de American Pistachio Growers, una asociación comercial en Fresno (California). “La letra pequeña los mantiene afuera”.Debido a eso, Estados Unidos solo importa alrededor de 454 toneladas de pistachos de Irán cada año, según comentó Matoian. Y esos no suelen estar en el caparazón. Son granos: nueces pequeñas y verdes que se cosechan temprano, y que se usan como dulce, sobre helado o en los lados de los cannoli, por ejemplo. Esos no están sujetos a aranceles, pero las sanciones podrían bloquearlos desde Estados Unidos.California produjo más de 272.000 toneladas en 2017, lo que representa la gran mayoría de toda la producción de Estados Unidos y la cosecha más grande del mundo. En Irán, según las últimas estimaciones, fue de alrededor 158.000 toneladas ese año, según Matoian.Los dos países se enfrentan cara a cara en el mercado mundial, pero no hay mucho impacto a menos que los aliados se unan a Estados Unidos en las sanciones, según dijo Bob Klein, gerente del Comité Administrativo de Pistachos.No fue siempre así. Antes de que Estados Unidos comenzara a cosechar este producto en 1976, muchos pistachos en Estados Unidos eran de Irán, recuerda Klein. Luego, con el inicio de los aranceles y embargos durante la crisis de rehenes en Irán, la industria de California comenzó a florecer.”La producción global de pistachos no satisface la demanda global, por lo que todos los productos pueden encontrar un mercado”, subrayó Klein. “Simplemente va a cambiar”, apostilló.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *