La estrepitosa y polémica vida de la playmate Anna Nicole Smith

Victoria Lynn Hogan, aquella chica texana que no era buena para la escuela y que saltó a la fama luego de haber sido playmate, nació el 28 de noviembre de 1967 en Houston, Texas. Luego de posar para Playboy, se cambió de nombre a Anna Nicole Smith, con el que saltó al mundo del modelaje y se convirtió en imagen de firmas como H&M y Guess, en esta última tomando el lugar de Claudia Schiffer y que la convirtió en la bomba sexy de los años 90.Pero Anna Nicole Smith no se conformaba y quiso dar un paso adelante: se convirtió en actriz. De hecho, tuvo participaciones en proyectos como La pistola desnuda 33 y medio y Hasta el límite, que no fueron tan exitosos en taquilla. También hizo televisión, en series como Veronica’s Closet y Ally McBeal. Pero donde realmente encontró el éxito fue en el reality The Anna Nicole Show, que seguía su vida y que fue muy popular a principios del nuevo milenio. Sin embargo, nunca pudo dar ese gran salto para convertirse en una verdadera estrella de Hollywood, y no porque no lo intentara, sino porque los productores no creían en su talento, quizá por su imagen de chica sexy, pero no tan inteligente.(AP Photo/Playboy)En cuanto a su vida personal, Anna Nicole estuvo casada en dos ocasiones. La primera con un cocinero a quien conoció a los 14 años cuando trabajaba como mesera en un lugar de pollo frito. Aún estando casada con él conoció al multimillonario petrolero J. Howard Marshall, que tenía 86 años en el momento de su primer encuentro y Anna Nicole, 26. La bomba sexy tuvo entonces que sortear varias acusaciones en su contra, pues sus hijastros aseguraban que sólo estaba con él por su dinero. Se entendían las sospechas pues él la colmaba de costosos regalos. Contra todo pronóstico, Anna Nicole se divorció de su primer marido y se casó con J. Howard Marshall. Estuvieron casados hasta la muerte del petrolero, quien falleció a los 90 años.Poco después, ese mismo año, se declaró en bancarrota. Declaró que sus deudas ascendían a nueve millones de dólares. Sin dinero y adicta al alcohol y los tranquilizantes (un mal que venía arrastrando desde sus tiempos de stripper en el club Gigi’s), decidió demandar a la familia Marshall por lo que ella consideraba justo: la enorme cantidad de dinero que le correspondía como viuda, como la viuda que (ella aseguraba) amaba profundamente a su esposo y se había casado por amor, no como una cazafortunas.Anna Nicole Smith, considerada una de las grandes cazafortunasSegún su versión, su hijo mayor Pierce había manipulado a su padre para eliminarla de la herencia. Y encontró al aliado más inesperado en esta causa: al hijo menor de J. Howard Marshall II, Howard III. Howard III también era un desheredado de la fortuna petrolera a causa de un desencuentro con su padre por un asunto de negocios familiares en 1980. El heredero de 59 años y Anna Nicole –que contaba entonces con 29– se enfrentaron en los tribunales a Pierce, el otro hijo del fallecido.Entonces pasó gran parte de su vida en los tribunales, luchando por la herencia que ella aseguraba, le correspondía, pues según ella, aunque no figuraba en su testamento, él le había prometido la mitad de sus posesiones. Las idas y vueltas judiciales duraron años. En el año 2000 un juez de Los Ángeles otorgó a Anne Smith la escandalosa suma de 400 millones de dólares (324 millones de euros) procedentes de la herencia de Marshall. En 2001, un juez de Houston revocó esta decisión y dictaminó que ese dinero era para Pierce Marshall. En marzo de 2002, un juez del Tribunal del Distrito decidió que Anne Smith se merecía la mitad de los ingresos de Marshall durante su corto matrimonio (89 millones de dólares, unos 72 millones de euros, nada menos). Sin embargo, esa decisión fue revocada por una Corte Federal de Apelaciones en San Francisco en 2004.Anna Nicole no había conseguido nada. Y podría parecer que esta historia llegó a su fin entre 2006 y 2007, años en los que fallecieron sus principales protagonistas. Pierce, el heredero de la fortuna Marshall, murió a los 67 por las complicaciones derivadas de una infección. Anna Nicole, convertida en el siglo XXI en una celebridad televisiva con su propio reality show, falleció en febrero de 2007 por una sobredosis accidental de barbitúricos. Tenía 39 años y atravesaba una depresión. El hijo que Smith había tenido de adolescente, Daniel, había muerto unos meses antes, a los 20 años, también por una sobredosis de analgésicos y antidepresivos. Lo hizo en el mismo hospital en el que ella estaba dando a luz a una nueva hija, Danielynn. Luego de su muerte, la pequeña Dannielynn también estuvo en el ojo del huracán, pues cuatro hombres se disputaban la paternidad de la niña, heredera de los millones de dólares de su madre. Finalmente, mediante una prueba de ADN se demostró que su papá era el fotógrafo Larry Birkhead, quien tiene la patria potestad y quizá también tiene acceso a varios de esos millones.

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *