Hyundai Veloster N: tecnología al servicio de las emociones

En una época en donde lo que abundan son los SUV y una carga abrumadora de asistencias electrónicas que asisten al conductor, vehículos como el Hyundai Veloster N vuelven a crear esa conexión hombre-máquina aunque más sea desde las sensaciones.Es que es imposible negar que este deportivo esté cargado de elementos electrónicos, pero toda esa carga tecnológica no destruye la percepción y sensibilidad que recibe el conductor sobre el manejo y el funcionamiento del vehículo, aspecto clave en un modelo como este.

Hyundai Veloster N

Newsletters Clarín

Lo más leído del día | Enterate de que se habló hoy para no quedarte afuera del mundo

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_notasleidas”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_notasleidas”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
El Hyundai Veloster es en su esencia un vehículo distinto, transgresor. Su particular arquitectura de una puerta del lado del conductor y dos del lado del acompañante es imposible que pase desapercibida.Y si por alguna razón, alguien no se percata de su presencia, esta versión N, con gran alerón trasero, spoilers, enormes llantas, difusor de aire, doble salida de escape y una combinación de colores con un celeste pastel inconfundible, notificará que está pasando.Ese color celeste hace referencia a al división N, la especializada en performance de la marca coreana. La elección de esa letra se debe a dos ciudades: Namyang, Corea del Sur, en donde está el centro de investigación y desarrollo de Hyundai; y Nürburgring, Alemania, en donde tiene un centro de pruebas para perfeccionar estas versiones deportivas que recorren la mítica pista del Infierno Verde.

Mirá también

Mirá también

Renace De Tomaso, la marca de un argentino que brilló en los años 70

Esa particular arquitectura tiene injerencia en su habitabilidad interior. El espacio en plazas traseras es bastante ajustado a nivel de la cabeza y en las piernas (aún cuando está homologado para dos pasajeros traseros), y que solo pueden ingresar desde un costado del vehículo.

Hyundai Veloster N

En realidad, también podrían hacerlo desde el lado izquierdo, ya que el respaldo de la butaca se puede voltear hacia adelante. Pero el mecanismo no está pensado para hacer un uso habitual porque, por ejemplo, el asiento no regresa a la posición anterior y porque hay un extensor que sostiene la correa del cinturón de seguridad (de color celeste), para que al conductor le resulte más cómodo al momento de abrocharlo.

Mirá también

Mirá también

Julio 0km: más marcas de autos se suman con grandes descuentos

¿Pero qué le importa todo eso a quien esté al volante, no? La posición de manejo es excelente, con una butaca sport que envuelve bien el cuerpo y una regulación del volante con largo recorrido, lo que permite adoptar una postura bien deportiva.El volante ofrece una buena empuñadura y entre sus numerosos botones hay dos de color celeste que son los que modifican las capacidades de este deportivo. De un lado se puede optar por Eco, Normal y Sport y están las opciones N y N Custom (permite configurar a gusto), que el botón del lado derecho, con una bandera a cuadros en el centro, nos facilita su acceso.

Hyundai Veloster N

Las modificaciones que produce son reales y aplica a la respuesta del acelerador, a la dureza de la dirección y a la firmeza de la suspensión, además modificar el sonido de la salida de escape y, en la opción N, permitir cierto retraso en la entrada en acción del control de estabilidad y de realizar la maniobra de punta y taco de manera automática al rebajar una marcha.

Hyundai Veloster N

Toda esa electrónica es para ayudar a sentir mejor el funcionamiento del conjunto motor y caja. El primero es un 2.0 litros turbo que entrega 250 caballos de fuerza. Y la segunda es una caja de cambios manual de 6 velocidades.

Mirá también

Mirá también

Julio 0km: cómo quedaron los descuentos y los precios para la compra de autos nuevos

El resultado es una respuesta contundente que todo el tiempo está tentando a quien está al volante a llevar un ritmo vertiginoso. La selectora de la transmisión tiene recorridos cortos y limpios, con acoples certeros, que generan una buena sensación cada vez que se mueve la palanca.

Hyundai Veloster N

El motor empuja con energía en casi todo el rango de revoluciones (“golpea” ya desde abajo de las 2.000 rpm) y en cualquier marcha. De hecho, si no fuera por lo satisfactorio de ir pasando velocidades, no habría ningún problema en hacer sobrepasos incluso en sexta.

Mirá también

Mirá también

Citroën cumple 100 años y el auto de Mafalda todavía sigue vivo

Con las opciones Eco y Normal es un auto “durito” para el día a día en ciudad pero soportable. Los modos Sport y N no son recomendables para nuestras calles y avenidas. Sí hay que usarlos en ruta o, mejor aún, en una pista. El auto va bien afirmado al piso, copiando hasta la más mínima imperfección del suelo. En las curvas casi no produce inclinaciones de carrocería y en lo recto nada lo inmuta.La dirección es súper precisa pero las tremendas ruedas le restan radio de giro.

Hyundai Veloster N

Ya no quedan muchos autos como el Hyundai Veloster N en nuestro mercado. Ya no se ofrecen el Peugeot 308 S GTi ni el Renault Mégane RS. Los sobrevivientes de estos deportivos compactos que quedan con el 308 S y el Volkswagen Golf GTi, que desde ahora tendrán en el Hyundai Veloster N el rival más robusto que hayan tenido.

Fuente