Georgina Klug se le adelantó. Después de los Juegos Olímpicos de Río sintió que era el momento de dejar. Los planes de ser mamá comenzaron a pasar por su cabeza y el beach voley de alto rendimiento no se adaptaba a ellos. Lo comunicó en 2017 y desde entonces Ana Gallay, su histórica compañera, comenzó a buscar una nueva pareja en la arena. La encontró recién hace un año y medio. Estaba representando a Entre Ríos en unos Juegos Argentinos de Playa en Concepción del Uruguay. Hasta allí había llegado desde San Juan Fernanda Pereyra, de caradura, con una amiga. Había practicado vóleibol pero nunca beach voley; sin embargo, algo le llamó la atención a la entrerriana, que la convocó para que fuera con ella a entrenarse a Mar del Plata.

Mirá también

Mirá también

Juegos Panamericanos: Gallay y Pereyra dieron el primer paso en el beach voley

“Cuando se acercó Ana fue…”, dice Pereyra y se le iluminan los ojos. “Primero tranqui porque tenía que probarme, no era seguro. Pero imaginate. Para todo jugador es un orgullo que te convoquen. No lo dudé ni un minuto. Me fui, me entrené y me tuve que quedar a vivir. A la semana ya estábamos jugando en el circuito sudamericano. Fue todo muy rápido, nunca me había ni entrenado en beach voley”, recuerda luego del debut en sus primeros Juegos Panamericanos, con un triunfo 2-0 (21-13 y 21-11) frente a la dupla guatemalteca integrada por Estefanie Bethancourt y Paola Alvarado.

Ana Gallay y Fernanda Pereyra durante el partido de voley frente a Guatemala en Peru. (Foto: Foto Maxi Failla)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_tenesquesaber”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Fueron superiores y la victoria, en la primera competencia oficial en Lima, nunca corrió riesgo. Sin embargo, los puntos que entregaron -dicen- se debieron a que todavía están probando cosas y el nivel de sus rivales era una incertidumbre. “Fernanda se ha adaptado muy rápido. Hace un año y medio que jugamos juntas pero Fer no venía de la playa, venía del piso y encima no estaba compitiendo tampoco ahí. Pero nos hemos entrenado muy duro, creo que nunca me entrené tanto en mi vida. Hemos tenido dos giras mundiales, el año pasado y este, y la etapa del circuito sudamericano que nos hizo crecer más rápido”, valora Gallay, campeona panamericana en Toronto hace cuatro años, en diálogo con Clarín.

Ana Gallay y Fernanda Pereyra durante el partido de voley frente a Guatemala en Peru. (Foto: Maxi Failla)

Sin Klug, Gallay debió adoptar un nuevo rol en un juego “muy mental” y en el que “si estás mentalmente baja, estás perdida”. Explica en ese sentido: “La realidad es que yo emocionalmente no puedo llevar a un equipo, lo estoy haciendo ahora porque soy la más temperamental. Pero también lo puedo hacer por mi experiencia, sé cuándo hay que estar tranquila y cuándo manejar la ansiedad de ver que un partido lo podemos ganar. Pero Fer también me deja que la aconseje, siempre me escucha”.La sanjuanina coincide y aporta: “Es favorable que mi compañera tenga tanta experiencia y tres Juegos Panamericanos encima, uno con una medalla de oro. Eso me hace sentir tranquila. La fórmula para ganar es el entrenamiento y en este deporte tan psicológico estar fuerte de la cabeza y con mucha confianza. Son los pilares fundamentales”.

Mirá también

Mirá también

Juegos Panamericanos: las proyecciones indican 24 oros y un séptimo puesto en el medallero

Aunque el beach voley es “un deporte longevo”, según remarca Gallay, el camino recorrido con Pereyra será corto. “Aunque me siento muy bien físicamente, creo que incluso me siento mejor que en 2015, tal vez por las ganas y la motivación, no te digo que estoy para cuatro años más porque me gustaría ser mamá”, revela.”Estoy casada hace 17 años y siempre lo hablamos con Eduardo, mi marido -sigue-. La realidad es que a mí me es difícil dejar el deporte. Somos argentinos y sabemos que si sos papá o mamá, y más si sos mamá, es como ponerle punto final a tu carrera. Porque si nos cuesta así como estamos económicamente, con un apoyo que bajó demasiado, imaginate siendo mamá. La estadounidense Kerri Walsh fue mamá y volvió pero las ves en el circuito que llegan los maridos con los hijos y una niñera. ¿Como bancás eso si no nos podemos bancar nosotras ahora?”, profundiza. A los 33 años, la idea revoletea más fuerte, como le ocurrió a Klug hace dos años. Pero mientras tanto, es tiempo de disfrutar.

Mirá también

Mirá también

Lima vive a su ritmo el evento deportivo más importante de su historia

Lima, Perú. Enviada especial.

Fuente

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *